RESEÑA: El año que el mundo se vino abajo de Clare Furniss




EL AÑO QUE EL MUNDO SE VINO ABAJO
CLARE FURNISS
BLUE SALAMANDRA | Rústica con solapas
Narrativa Juvenil | 256 páginas
Autoconclusivo | Precio: 14'50€ | Enlace 
★★★
Reseña gracias a Boolino

Siempre había creído que cuando algo terrible estuviera a punto de suceder, de alguna manera, lo adivinaría, que esas cosas se presienten, como cuando el aire se carga de humedad antes de una tormenta y sabes que más vale ponerte a cubierto hasta que amaine... Ahora sé que no es así, ni mucho menos.»

A sus dieciséis años, perder a su madre es lo más espantoso que le ha tocado vivir a Pearl, un golpe brutal, inesperado, que sacude los cimientos de su vida. El dolor es tan insoportable que no puede evitar canalizarlo hacia su hermana recién nacida, a quien echa la culpa de la tragedia y no podrá perdonar jamás. Y ahora nadie, ni su padre, ni su abuela, ni su mejor amiga ni desde luego su hermanita conseguirán echar abajo el muro defensivo que ha erigido a su alrededor. Pero ¿y si la madre de Pearl no hubiera desaparecido del todo? ¿Y si siguiera, en cierta forma, presente? El mundo puede dar un vuelco en cualquier momento y, cuando eso ocurre, lo más importante es encontrar algo a lo que aferrarse...

Una novela que no sólo devorarás hasta el final, sino que te sorprenderá por sus pinceladas de fantasía y humor, y que, sobre todo, te emocionará y te dará que pensar.




| M I  O P I N I Ó N |



Hacía mucho tiempo que un libro no despertaba en mí dos emociones a la misma vez: tristeza y ternura. El año que el mundo se vino abajo, es una historia que desde las primeras páginas me ha sorprendido. Realmente muchos jóvenes como Pearl pierden a sus padres y manifiestan el dolor de una forma que posiblemente a sus seres queridos llegan a hacerles daño.

En este caso, Pearl, pierde a su madre después de dar a la luz a su hermanita. Lo primero que le viene a la cabeza, que la única culpable de la muerte de su madre es la pequeña niña que llegó a sobrevivir. 

Después del entierro, Pearl intenta alejarse todo lo posible de esa niña. Hasta que un milagro le hace cambiar de idea. Esa tristeza que acumula, que ni siquiera le permite estar cerca de su padre, cambia con la inesperada visita de su madre. 

«Ahora, al ver aquella maraña de tubos, aquella piel más fina que el papel, marcada de venas, aquella criatura esquelética y alienígena dentro de la incubadora, me di cuenta de que no era el horror lo que me hacía temblar. Ni el dolo. Era el odio: un odio enorme, oscuro, aterrador.»

Aún así, tenemos a una protagonista que a veces no entenderemos muy bien todos esos sentimientos de rabia hacia una persona que no es culpable de nada, salvo de vivir. Realmente me hubiera gustado que Pearl fuera más madura y más a la edad que tiene, pero por eso me ha encantado la historia. La autora le ha dado unas pinceladas de fantasía mezcladas con humor para ver de otra forma la pérdida y la lucha de no olvidar a ese ser querido que siempre estará en nuestro corazón.

«Tendió los brazos, sonriente. Así era siempre con mamá. Por más que se hubiera pasado conmigo, y por mucho empeño que pusieras tú en no perdonarla, ella como que te hipnotizaba o algo.»

Una historia muy recomendada. Al menos a mí, desde las primeras páginas se me hizo un nudo en la garganta por tratar de un tema muy serio, pero que poco a poco fue desapareciendo con el humor de un personaje que haría cualquier cosa por sus hijas.

Share this:

ABOUT THE AUTHOR

Melissa Hall (@itsbeatifulove), es una catalana inquieta que no puede dejar de publicar cada loca historia que le pasa por la cabeza, en la plataforma Wattpad. Rodeada de libros, enamorada de cada personaje que le ha dejado huella, decidió crear los suyos propios y compartirlos con un público que tiene sus mismas aficiones. Actualmente estudia, pero sigue intentando conquistar a sus miles de seguidores con cada relato. Las cifras le recuerdan que no va desencaminada, con más de 42 millones de visitas en esta importante red social de escritores nóveles.